Calor sofocante o lluvia: ¿qué tiempo estival es el mejor para la industria minorista?

Article
Por ShopperTrak on 01-06-15

El verano está ya a la vuelta de la esquina, y los comercios minoristas y los centros comerciales preparan sus tiendas para el cambio de temporada.

Pero además del cambio de stock y las nuevas promociones, hay otro elemento que tiene una gran influencia en las ventas y que es impredecible: el tiempo.

La temperatura es un factor que modifica de forma significativa los hábitos de compra. A medida que se acerca la perspectiva del buen tiempo, tanto las tiendas como los centros comerciales cuentan con que los clientes acudan a ellos en masa para sacar partido a los días soleados comprando cosas como ropa más ligera y cremas solares, o que aprovechen el mayor número de horas de luz para disfrutar de una tarde de compras.

Por eso puede resultar sorprendente que haya una relación inversamente proporcional entre la afluencia y los días soleados en todo el mundo: el tráfico de consumidores decrece a medida que sube el termómetro. Según el estudio de afluencia estival llevado a cabo por FootFall en Reino Unido, Irlanda, Francia, Italia, Polonia, China y la India, esta cae cuando sube la temperatura, siendo Polonia la que se lleva la peor parte durante esos días.

Por el contrario, la lluvia puede resultar ventajosa para el sector retail, llevando a los consumidores a las tiendas y centros comerciales como remedio al aburrimiento de los días pasados por agua. En todas las regiones que estudiamos, las precipitaciones estivales vieron un aumento general en la afluencia durante 2014. La única excepción fueron los parques comerciales, en los que la afluencia no cambió esos días, tal vez por estar al descubierto y situados en las afueras de las ciudades.

Aunque ningún comercio puede cambiar la meteorología, sin duda hay ciertas medidas que puede tomar para optimizar los beneficios si cambia el clima. Las previsiones meteorológicas proporcionan una idea bastante fiable de lo que cabe esperar a lo largo de la siguiente semana, así que el reto de tiendas y centros comerciales es establecer correlaciones acertadas entre los niveles de afluencia y el estado del cielo.

La única forma de hacerlo es mediante retail intelligence. Los establecimientos que cuentan con un sistema de recuento de personas como FootFall’s Site Analytics pueden consultar datos previos para ver el rendimiento de sus comercios durante épocas de clima similar en el pasado y reaccionar con rapidez ante esas cifras, realizando los cambios operativos necesarios para maximizar la actividad de los consumidores.

Mientras tanto, no sería mala idea ir ensayando la danza de la lluvia de cara a los próximos meses estivales.

Lea más artículos de ShopperTrak