¿Qué pueden aprender los retailers del Karneval 2018?

El Carnaval alemán recibe numerosos nombres, incluyendo Fasching, Fastnacht y Fassenacht. Es conocido en todo el mundo como un gran festival de diversión basado en antiguas tradiciones locales. La temporada empieza 50 días antes de Pascua y finaliza con una semana de celebraciones que culmina el Miércoles de Ceniza y en la que se suceden las fiestas, desfiles de disfraces, bailes, banquetes y jolgorio generalizado.

Los alemanes la llaman «la quinta estación», lo que demuestra lo importante que es el carnaval en buena parte del país. Y este Carnaval también se celebra más allá de las fronteras alemanas —sobre todo en Suiza, Austria y Luxemburgo—, donde la diversión y las actividades festivas ponen una nota de color en las calles de las ciudades en sus días clave. Así que a medida que el Carnaval alcanza su ruidoso apogeo, echemos un vistazo al poder de las tradiciones en las comunidades locales y cómo el retail físico puede participar de forma plena y provechosa en estos importantes eventos sociales.

Únase al desfile

Los retailers alemanes son cada vez más sofisticados a la hora de planificar y publicitarse para estas fiestas. Según estimaciones recientes, tan solo en la región alemana de Renania el gasto en festividades carnavaleras asciende a 500 millones de euros. Y se supone que los habitantes de Bonn son los que más gastan, con una media de 309 euros por adulto entre disfraces, comida y cerveza, estando los de Colonia en el segundo puesto.

Los momentos álgidos del Carnaval varían según el lugar. Aunque la temporada empieza oficialmente el 11 de noviembre, por lo general las principales celebraciones del Fasching/Karneval tienen lugar al año siguiente con una celebración de seis días que culmina el Martes de Carnaval (también conocido en otros países como Martes de Confesión, Martes Graso o Día de las Tortitas), que fue el pasado 13 de febrero en 2018. Esto va unido a la tradición cristiana de disfrutar de los últimos días de comida, bebida y diversión antes de la Cuaresma.

Las celebraciones llegan a su apogeo

Las tres versiones más populares son el Karneval de Renania, Fasching en el sur de Alemania y Fastenacht en Baden-Württemberg.

Colonia, Düsseldorf, Maguncia, Múnich, Aquisgrán y Bon son las principales ciudades que lo celebran. Uno de los momentos claves de esa semana es el Carnaval de las Mujeres (Weiberfastnacht), que es un día festivo no oficial. En él las mujeres aprovechan para disfrazarse y «soltarse (un poco) el pelo».

El lunes tras el Carnaval de las Mujeres es el Rosenmontag o Lunes de las Rosas, que marca el apogeo del carnaval con un día entero de desfiles. Tal vez el más grande y famoso sea el de Colonia, donde más de un millón de personas forman líneas a ambos lados de la calle principal para ver un desfile que puede llegar a durar más de cinco horas. El Martes de Carnaval es el último día de la temporada, y la gente lo celebra con más desfiles fastuosos y enormes fiestas por toda Alemania.

Éxitos de ventas y generadores de tráfico en Carnaval

Las tiendas que venden disfraces, comida, bebida, accesorios y decoración para fiestas trabajan duro para garantizar que sus tiendas sean llamativas y estén bien surtidas de productos y escaparates de tema carnavalesco desde enero. Los disfraces y máscaras de payaso o del Salvaje Oeste gozan de gran popularidad, y en cuanto a comida y bebida, lo más demandado es cerveza, vino, brezel, salchichas, sopa de patata, albóndigas con curry y berlinesas, el clásico dónut alemán.

Prepárese para los picos del Carnaval

Durante este semana se celebran reuniones familiares y fiestas por todo el país, y los datos de ShopperTrak muestran que en las ciudades donde más tradición tiene las tiendas suelen tener mucho movimiento durante el fin de semana y los días previos al Martes de Carnaval, ya que la gente compra la comida y bebida típica de las fiestas. Esta es una gran oportunidad para usar analíticas de datos de tráfico para planificar la demanda, saber dónde van a estar los puntos calientes dentro de la tienda y garantizar que las tiendas cuenten con el personal y decoración necesarios para ir de la mano con el estado de ánimo y las expectativas de los clientes.

En sintonía con la tradición

Lo bueno de las tiendas físicas es que el ambiente festivo puede trasladarse a ellas, generando una buena predisposición en los consumidores y demostrando el compromiso del retailer de dar servicio a la comunidad. Las celebraciones como el Carnaval pueden generar mucho tráfico, y lo que todavía es más importante, muestran como las tiendas físicas interactúan directamente con un evento cultural importante, totalmente en sintonía con las tradiciones locales.

A pesar del auge de los nuevos canales digitales, las tiendas siempre serán imprescindibles en fiestas tan populares como el Carnaval alemán. Son parte de una diversión que tanto clientes como empleados quieren disfrutar, y disponiendo de la información adecuada y haciendo mejoras operativas con tiempo, el comercio durante el Carnaval puede ser todo un éxito año tras año.

Si quiere empezar ya a aprovechar los beneficios de las analíticas en tienda para maximizar las oportunidades de venta de acuerdo con las necesidades locales, visite hoy mismo ShopperTrak.

Share:
0 Comments

Comments are closed

Back